Saltar al contenido (pulsar Return)

Un equipo de estudiantes de la UPC gana el concurso 'Moritz University' para la elaboración de la mejor cerveza

El equipo formado por los estudiantes Pol Batlle, Pol Segarra, Mireia Sans, Marc Cuadra, Arnau Azogue y Brandon Calderon ha ganado la primera edición de 'Moritz University', una competición para elaborar una nueva cerveza, que será comercializada por la compañía.
Un equipo de estudiantes de la UPC gana el concurso 'Moritz University' para la elaboración de la mejor cerveza

La cerveza ganadora que han creado los estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña · BarcelonaTech (UPC) es del tipo Gose, un estilo originario del río de la ciudad alemana de Goslar, que habitualmente bebían los mineros de las minas de Rammelsberg antes de la Segunda guerra Mundial. La bebida es una elaboración de Pol Batlle Ascaso, Pol Segarra, Mireia Sans Ambrosio, Marc Cuadra Salvador, Arnau Azogue Fabré y Brandon Calderon Botello, estudiantes de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), la Escuela de Ingeniería Barcelona Este (EEBE), la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Manresa (EPSEM) y la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova y la Geltrú (EPSVG).

El concurso 'Moritz Univeristy' es un proyecto pionero dirigido a los estudiantes de las universidades catalanas para incentivar la cultura y el talento cervecero. El reto ha consistido en aprender los secretos de fabricación de cerveza de la mano de los maestros cerveceros de la Fábrica Moritz Barcelona, Albert Viaplana y Germán Melgarejo, que se han convertido en los mentores de los estudiantes durante este proceso iniciado en febrero pasado. Después de una formación teórica, los equipos han trabajado en el diseño de sus fórmulas cerveceras. Finalmente, en la micro cervecería de la Fábrica Moritz Barcelona y con un training individual por equipos, han elaborado de forma real su propuesta de cerveza fresca y sin pasteurizar.

La cerveza del equipo ganador de la UPC se convertirá en la cerveza de temporada de la Fábrica Moritz Barcelona y se comercializará durante cinco meses en la Fábrica y el Bar Velódromo de Barcelona. Asimismo, el equipo recibirá una estancia de formación gratuita en la misma empresa para asistir a la elaboración de su cerveza a gran escala. También recibirán un porcentaje de los beneficios para financiar un proyecto universitario elegido por los estudiantes. Las cervezas presentadas por los siete equipos universitarios participantes han sido valoradas por un jurado especializado, formado por maestros y expertos cerveceros y sommeliers.

Una cerveza original a partir de una cerveza histórica

Mireia Sans afirma que "nuestra propuesta de cerveza es de tipo Sour, uno de los más antiguos de la historia; se hacía cuando aún los elaboradores no conocían los procedimientos de esterilización o pasteurización. Por eso la cerveza se obtenía gracias a la contaminación de bacterias, más concretamente con lactobacillus, y con levadura silvestre u hongos."

Su compañero, Marc Cuadra, añade que "del mismo estilo Sour encontramos la Sour Gose, originaria de la ciudad alemana de Goslar, por donde pasa el río con el agua del cual se fabricaba una cerveza que bebían los mineros de las minas de Rammelsberg. Después de la Segunda Guerra Mundial esta cerveza dejó de hacerse, pero se volvió a recuperar en la década de los años ochenta del siglo pasado. Ahora vive un gran auge, con añadidos de frutas tropicales y especies."

El capitán del equipo, Arnau Azogue, explica que "nos pareció una jugada idónea y refrescante la idea de experimentar con un tipo de cerveza poco convencional como la gose, con unos gustos diferentes como el maracuyá".

Para la elaboración de la cerveza ganadora, los estudiantes de la UPC calientan unos 10 ó 15 minutos el mosto una vez finalizada la maceración hasta su punto de ebullición para sanitizar el sistema. A continuación y de manera rápida enfrían el mosto hasta la temperatura de actividad del lactobacillus (entre 35ºC y 45ºC), que es la bacteria responsable de la generación de ácido láctico y de la bajada del pH en un rango recomendable de entre 3,5 y 4,5. Finalmente, añaden la fruta y fermentan a una temperatura constante durante tres semanas entre 28 y 21 grados.

El resultado, tal como explica Mireia Sans, "es una cerveza de verano: fácil de beber, refrescante y de baja graduación; una cerveza con toques ácidos y salados compensados por la fruta tropical, con un resultado muy equilibrado."

"Nuestra cerveza es innovadora por la mezcla entre el tipo de estilo y la fruta utilizada, un sabor diferente elaborado a tierras del sur para beber una tarde de verano", concluye Marc Cuadra.