Saltar al contenido (pulsar Return)

En marcha las nuevas aulas híbridas en la UPC Manresa

La semana pasada se pusieron en funcionamiento las 13 aulas de la UPC Manresa equipadas con cámara y sistemas de audio, a disposición de los estudiantes para poder seguir las clases presencial o remotamente, según sea necesario, en función de las medidas establecidas en cada momento, con respecto a la docencia presencial, para ayudar a contener el riesgo de contagio de la COVID-19.
En marcha las nuevas aulas híbridas en la UPC Manresa

Estas aulas, llamadas 'híbridas' por la posibilidad de funcionar presencialmente y remotamente al mismo tiempo, ofrecen la máxima flexibilidad para adaptar la docencia a las circunstancias cambiantes que genera la actual situación de emergencia sanitaria. Así, las clases se pueden seguir de forma totalmente presencial, de forma totalmente remota a través de videoconferencia o con una parte de los estudiantes en el aula y otra en línea a la vez.

La organización docente ha tenido que adaptar a las necesidades que ha creado la pandemia y esta puesta en marcha hace posible que los y las estudiantes, puedan seguir las clases con normalidad independientemente del grado de confinamiento en el que se encuentren.

Las aulas se han equipado con una cámara robotizada, un micrófono y una mesa de sonido, además del ordenador, los altavoces y el proyector del que ya disponían. Este equipamiento permite al profesorado controlar tanto lo que se está proyectando para el estudiantado presente físicamente en el aula como el que visualizan los estudiantes que siguen la clase remotamente. Las cámaras tienen diferentes encuadres establecidos, para que el profesorado pueda elegir en cada momento de la clase que quiere que vea el estudiantado conectado, de manera que puede modificar la proyección de lo que ven en la pantalla y mostrar, si quiere, diferentes visiones del aula.

Por otra parte, las clases que se hacen por videoconferencia se pueden registrar y dejar a disposición de los estudiantes que las necesite, lo que facilita el seguimiento de las clases ante la gran variedad de casuísticas que se viven en la actual situación.

Actualmente, atendiendo a las últimas indicaciones del Consejo Interuniversitario de Cataluña y del Departamento de Salud para contener el índice de contagio por COVID-19, se ha limitado al máximo la docencia presencial, hasta el día 29 de noviembre, previsiblemente, con la voluntad de reducir al máximo la movilidad del colectivo de estudiantes universitarios. En este escenario, las aulas híbridas siguen a disposición del profesorado para impartir las clases totalmente en línea.